Saltar al contenido

Manejo adecuado de los recursos financieros

octubre 16, 2019

Respecto al manejo de recursos, es importante destacar que como bienes finitos se deben manejar con mesura, astucia e inteligencia. Grandes personalidades que han tenido grandes fortunas han dejado este mundo en bancarrota, porque han administrado estos bienes de forma inadecuada. 

Recuerdo muy bien el primer emprendimiento de mi familia, mis abuelos maternos fundaron en los años 50´s una academia de mecanografía, empezaron con una máquina de escribir propia y la otra prestada, en un pequeño espacio de 6 metros cuadrados impartían sus clases, la academia continúo prestando servicios casi sesenta años después, con cincuenta máquinas y un edificio con varios salones. Gran parte de su éxito fue la buena administración de sus recursos, muchas veces en la escasez.

Se considera que, para tener un buen manejo de los recursos financieros, se deben tener en cuenta tres factores:

  • Ingresos activos y pasivos
  • Presupuesto
  • Fondo para imprevistos y retiro de vejez

Los ingresos pueden tener diferentes fuentes, lo más común es que se tenga un ingreso fijo o variable proveniente de un sueldo u honorarios por la prestación de un servicio, estos se conocen como un ingreso activo, porque se intercambia tiempo por dinero, en otras palabras, este ingreso se recibe por elaborar una tarea, si esta tarea se deja de realizar también el ingreso. El ingreso pasivo en cambio es aquel que se recibe no importando que actividad se esté realizando, por ejemplo, al recibir una casa como herencia, la misma se ofrece en renta y esa renta es un ingreso pasivo ya que lo recibimos sin hacer prácticamente ninguna actividad.

Entre más ingresos pasivos se tengan, más libertad financiera se posee y esto se logra invirtiendo parte de los ingresos activos a los ingresos pasivos, es decir si una parte de estos ingresos, por ejemplo, se invierten en bienes inmuebles y se colocan en renta, al pasar del tiempo los ingresos pasivos serán suficientes para cubrir los gastos y se podrá prescindir de los ingresos activos. El tiempo de libertad financiera se calcula sumando los gastos y sumando los ingresos ya percibidos, sin hacer nada por aumentar estos ingresos, el tiempo que alcance para cubrir los gastos, será el tiempo de libertad financiera que se posea.

Respecto al presupuesto, es imposible administrar los recursos de una manera adecuada, si no se sabe con certeza los ingresos y egresos con los que se cuenta. Los ingresos como ya se explicó pueden provenir de varias fuentes, si los mismos son variables se debe tomar la cantidad mínima percibida para realizar el presupuesto.

Los egresos son aquellas erogaciones que tiene una persona, se pueden dividir en necesarias e imprescindibles y en extras y prescindibles, las primeras son necesarias para la supervivencia y las segundas son aquellas que, aunque no se realicen no se afecta la calidad de vida de la persona. 

Para la elaboración de un adecuado presupuesto, se debe ser exhaustivo al colocar los ingresos y egresos, entre más detallado el presupuesto mejor manejo de los recursos, se recomienda en los egresos iniciar colocando los necesarios e imprescindibles entre estos se deben incluir: vivienda, alimentación, servicios varios, vestuario, servicios médicos, combustibles, mantenimientos entre otros, por último, colocar los extras o prescindibles, por ejemplo: entretenimiento, viajes, joyas.

 Los egresos deben ser acordes a los ingresos, es decir si el ingreso está por encima de la media de nuestro entorno, así también los egresos estarán por encima de la media, recordemos que los egresos deben incluir como se recomienda en la literatura financiera un fondo de ahorro equivalente a un 10% de los ingresos. 

Entre más controlados se tengan los egresos, mayor será el porcentaje que se podrá destinar al fondo de ahorro. Una forma de controlar los egresos es mediante la adquisición de seguros. Los riesgos no se pueden evitar, pero si se pueden administrar para que la afección financiera sea lo más controlada posible. Ejemplo de esto es los gastos por servicios médicos, es imposible predecir cuándo y cómo se verá afectada la salud en un futuro, sin embargo, con la adquisición de un seguro médico se puede disminuir el impacto en las finanzas, lo mismo sucede con un seguro de automóvil o un seguro funerario. 

Por último, pero no menos importante hablaremos del fondo para imprevistos y retiro de vejez, el cual es la base que se construye para la tan deseada libertad financiera. Si en el presupuesto no se incluye una cantidad para este tipo de fondos, se corre el riesgo que, si los ingresos no continúan en el mismo nivel que en el presente, la calidad de vida se verá afectada en el futuro.  Como se comentaba anteriormente, la literatura financiera recomienda destinar un 10% de los ingresos al ahorro independientemente del destino que se le quiera dar a éste. 

Entre más porcentaje de los ingresos se destine a este fondo, mayor será el tiempo que se podrá prescindir de una fuente de ingreso.

 Las prioridades van cambiando conforme pasa el tiempo, según las estadísticas en los países en desarrollo, en los primeros años en los que se está económicamente activos, el deseo principal de las personas es poder comprar bienes y servicios que les den confort y estatus ante la sociedad. Cuando se llega a una mediana edad, se considera que la prioridad ha cambiado a obtener bienes y servicios que les brinden seguridad a ellos y sus familias, por ejemplo, la compra de una vivienda o la adquisición de buenos servicios médicos y al llegar a una edad madura se piensa en la libertad financiera tan mencionada y tan deseada.

Se debe tomar en cuenta que entre más joven se considere este fondo de retiro y mayor porcentaje de los ingresos sea destinado a éste, a más temprana edad se podrá prescindir de los ingresos activos. 

Muchos casos de éxito se pueden enumerar de personas que han sabido manejar adecuamente los recursos financieros. Personalmente creo que la inversión de una parte de los ingresos activos en ingresos pasivos es la clave. Un gasto es algo que como la misma palabra lo dice solo representa eso en las finanzas, es decir el bien o servicio que se obtiene de ese egreso no aumenta su valor a través del tiempo, en cambio, una inversión es una erogación en un bien o servicio que aumentará su valor al pasar de los años. Una inversión puede tener dos destinos, puede representar una venta en un futuro en dónde se reflejará una ganancia, por el aumento en su valor a través del tiempo o puede representar un ingreso fijo mediante una renta por ponerlo al servicio de terceras personas.

Es bueno recordar que nunca es tarde para ordenar las finanzas personales, siempre es bueno dar lectura a las tendencias económicas, ya que al estar informados se pueden tomar mejores decisiones, de como poner a trabajar los ingresos para el beneficio propio y cómo manejar adecuadamente los gastos. Es recomendable que no se tenga una sola fuente de ingresos, sino varias, con el fin de poder contar con más recursos.

 Lo más importante es adecuar nuestro estilo de vida de acuerdo a los ingresos, recordar que un carro de lujo cumplirá la misma función que un carro promedio, que es transportarnos de un lado a otro, todo dependerá de las prioridades y de nuestra visión de futuro.