Saltar al contenido

La Importancia de la Práctica Coral Infantil como Disciplina Integral.

septiembre 8, 2019

Los niños cuando ingresan a la práctica Coral no saben muy bien a que se van a enfrentar, muchas veces ni siquiera los padres saben, y es que cuando decidimos aprender un oficio artístico nos vamos algunas veces con la idea de que todo va a ser una especie de mero entretenimiento y quizá quienes busquen pertenecer a este tipo de agrupaciones lo hagan solo por hobby y con esa óptica no suponen el esfuerzo enorme que implica formarse como artista y luego salir a mostrar el resultado en un Auditorio frente a personas que también saben de Arte; contextualicemos un poco el paradigma de estudiar Música y luego conoceremos de cerca el día a día dentro del aula de clases y finalmente descubriremos como después de meses de ensayos podemos darle la cara al público.

La Música como disciplina artística Trae consigo muchos beneficios que repercuten de una forma altamente positiva en nuestras vidas, desde aumentar la confianza y la autoestima, corregir problemas físicos como la mala postura, profundiza la respiración al mismo tiempo que oxigena todo el cuerpo, ejercita al máximo la memoria y la concentración y además nos traslada a todas las culturas alrededor del mundo, pero claro está que el estudiante requiere una buena orientación para hacerse de las herramientas que le puede brindar una buena educación musical.

Son las tres de la tarde y está lloviendo, en el salón se siente la atención que disponen los niños al estudiar una obra de carácter nostálgico, todos quieren trasmitir este estado de ánimo y se concentran para ello; ya la han memorizado, y ahora juntos estamos dándole forma a esta pieza, hacemos metáforas acerca de la letra, ellos se ríen de sus ocurrencias, ya la hemos leído varias veces, nos sabemos muy bien la melodía, pero hay una cosa que aún se construye, y es el estado mental que vamos a adoptar para comunicar con nuestra actitud en escena el contexto que queremos evocar con la interpretación que daremos el día del concierto, en resumen, se trata del carácter teatral que vamos a representar desde la voz, pero también desde nuestra expresión corporal, sin darse cuenta todos estos niños son artistas integrales, a todos se les pidió que trajeran un dibujo sobre la canción y todos lo han traído, y sin que se tratara en ningún momento de una competencia sino de una construcción en equipo. Se hace un mosaico con los dibujos para decorar el salón y que esto sirva de inspiración visual con el material relacionado a las obras.

En unos años no todos seguirán cantando, algunos seguirán haciendo practica coral toda su vida, otros quizá se inclinarán por tocar un instrumento, algunos se convertirán en grandes cantantes e incluso algunos serán Directores de Coros y Orquestas. Independientemente de que tan lejos pueda llegar cada niño con la música, todos están viviendo el arte en este momento como grandes Artistas Integrales, mientras que aprenden el concepto de Armonía desde una experiencia práctica también lo viven desde una experiencia filosófica.

Cuando un niño demuestra interés por la Música el rol de los padres es fundamental, muchas veces podemos encontrarnos con niños que son muy talentosos y disciplinados pero sus entornos cotidianos no les permite la libertad de concentrarse en un estricto estudio diario que impulse a desarrollar las habilidades artísticas de cada niño, muchos terminan resignándose y luego cuando van pasando los años y el complejo de “la edad adulta” no les alienta mucho a dedicarse profesionalmente a la Música, porque desafortunadamente gran parte del mercado han querido imponer el concepto de la dinastía musical, el niño prodigio, y la competencia insana de quienes solo buscan enriquecerse económicamente; también está la otra cara de la moneda, y es que hay niños que asisten a clases de Música obligados, pasan algún tiempo demostrando que no les interesa participar en las actividades musicales, al punto de convertirse en un foco de distracción para el grupo, sin embargo cuando hay una constancia en la asistencia se puede observar como ese niño pasa de ser un líder negativo a ser un líder positivo, cuando ya ha pasado tiempo y tanto los Profesores y sus compañeros lo han aceptado, el niño empieza a confiar en si mismo y en su entorno, cuando ve que puede robar atención de todo el grupo y se da cuenta que a pesar de estar haciendo travesuras los amiguitos son capaces al menos de reírse, llega un momento en que la filosofía del Coro hace que el mismo niño intuitivamente comience a desarrollar una curiosidad por ver la reacción de sus amigos si empieza a servir de buen ejemplo, y si los profesores lo toman como su cómplice el niño empieza a tomar conciencia de que bajo su responsabilidad está el ser un líder negativo, o un líder positivo, siempre son sorprendentes los resultados; desde niños con déficit de atención, niños con problemas fuertes de sociabilidad o problemas de inseguridad en si mismos, en fin, niños con diferentes traumas que los hace asumir una conducta en el aula de clases, y que mediante la practica coral como disciplina integral busca primero aceptar a cada niño como es, y luego cultivar el hecho de que todos con nuestras diferencias somos igual de necesarios para que la agrupación suene con un alto nivel, forjando así cada uno su sentido de la belleza a través del arte, y a través de una actividad en conjunto con otras personas, respetando el espacio de cada quien y sintiéndose respetado y valorado.

Cultivar el arte desde el hogar

Es el papel de los padres desde el hogar cultivar los hábitos de estudio y motivar al niño a seguir sobre todo en los momentos más exigentes, no se trata de obligar a un niño, ni cambiarle su manera de pensar de forma estratégica, más bien se trata de aproximarlo lo mas genuinamente al arte, y que luego el valor de estas actividades sea algo que se base netamente en su experiencia personal; allí es donde los maestros deben desarrollar su papel pedagógico, y permanentemente debe reinventarse la metodología, porque la enseñanza del arte como disciplina integral debe ser una exploración constante y una búsqueda incesable de influenciar positivamente a los estudiantes, fomentando el esfuerzo personal para lograr los mejores resultados, así, en este orden de ideas, dar clases de música o de pintura, de danza, teatro o de cualquier oficio artístico debe ser considerado como un acto de fe.

La importancia de la cultura

La Cultura forma ciudadanos conscientes de la historia artística, y en ese sentido hace al individuo más sensible a su entorno, ya que ésta historia está plagada de acontecimientos sociales los cuales demarcan las distintas eras a través de fenómenos culturales; y en este campo la música ha dejado una huella a través del tiempo, renovando constantemente el lenguaje para abrirnos aún más la posibilidad de expresarnos y de descubrir la infinita naturaleza del sonido y sus características.

Ya son las 5:00 de la tarde, en unos minutos entramos al escenario a interpretar el repertorio que llevamos ensayando desde hace dos meses; todo está muy bien preparado para que nada nos tome por sorpresa en este concierto que para todos es muy importante; desde el vestuario, la forma de entrar a la tarima, la expresión corporal y facial, la música de memoria, y por supuesto la mejor actitud tanto interna como externa, sin embargo, todos sentimos nervios de la emoción, pero estamos seguros; dos de las niñas mas tremendas hoy llegaron muy quietas, no quieren arruinar sus peinados; los niños que por lo general son más callados hoy están hablando hasta por los codos, es la energía que se siente antes de salir a escena y ver el auditorio lleno de gente, han venido muchos familiares de los niños y muchas otras personas que saben de Música Académica y seguro vendrán a criticar si algo sale mal.

El Coral Infantil en escena

Finalmente salimos a escena, con los nervios de punta pero con todos los sentidos despiertos, comenzamos la primera canción y se nota cierto miedo escénico en los Coristas, sin embargo a medida de que avanzamos en el programa todos nos vamos relajando un poco más, y entre esa relajación se va sumando mucha mas seguridad en nuestro performance, cuando termina cada obra los aplausos se vuelven interminables y la cara de cada niño expresa un momento de satisfacción de estar allí dándolo todo, el minucioso trabajo que hemos hecho ha valido la pena en lo absoluto. Al terminar el concierto salimos del escenario muy ordenadamente y ya al estar fuera de la vista de los asistentes todos brincamos de felicidad, nos abrazamos, reflexionamos sobre lo  que estuvo bien y lo que estuvo mal, muchos vienen a dar las gracias por haber vivido una experiencia como esta, luego a la salida los padres vienen a felicitarnos y a manifestarnos su apoyo, todos nos vamos a nuestras casas con una alegría inmensa.  Al volver de nuevo a las clases, sabemos que vamos por más y también sabemos que podemos hacerlo mejor, corregir los errores anteriores y aplicar lo que ha funcionado.