Saltar al contenido

Ira

agosto 3, 2019

Hoy en los invitados de Elisa, no es cuestionar, es contemplar, no es ver sino observar, no es minimizar a un producto artístico más “para comprar” es entender que su grandeza está en ser única; es agradecer que su riesgo multiplique la esperanza de tener una exponente musical, que vibra en la sintonía de dejar una huella musical real, con entrega con concepto, con integridad.

Ella es: Ira una artista conceptual.

Conozcámosla.

¿Quién es Ira?

Soy una mujer que no para de soñar.  Desde niña estaba sedienta de conocimiento y pensaba que no había nada que no pudiera hacer.  Fui alentada por mis padres a que hiciera lo mejor que pudiera, lo que me propusiera.  Me gustaba dedicarme y muchas veces encerrarme en mi mundo.  Muchos tienen un punto que los determina, pero en mi caso fue mi relación familiar la que me hizo quien soy, una infancia “normal” que no es tan normal en Guatemala, la dicha de vivir en un hogar integrado; recibir cariño y comprensión a diario. Quizá las enseñanzas de trabajo duro y algunas enfermedades psiquiátricas de parte de mis abuelitos, si me dieron una perspectiva amplia que me hizo apreciar mi vida; el tiempo que tengo en este mundo y la necesidad de aprovechar cada segundo.

¿Cuáles han sido tus proyectos? Agente de cambio (algo positivo en la sociedad)

Creo que como persona no puedo dejar de lado mis valores que definen mi esencia.  Desde pequeña me incliné por el arte y la música; he ido cambiando, pero siempre he sido congruente con eso, no podría cantar, pintar, bailar, si no creo en lo que digo o transmito.  La clave para mi es la sinceridad y eso sería la razón de mis decisiones y lo que he hecho los últimos 12 años. Estuve 10 años cantando heavy metal en la escena “under” con Ars Magna, lo cual me dio la oportunidad de crecer y explorar sentimientos muy ligados con la inconformidad que sentíamos hacia la sociedad. Lo que me llevó a crecer y aplicar todo lo que con el tiempo he venido adquiriendo.  Lo que al final sería el detonante para dejar ese proyecto e iniciar uno nuevo, Pleammar. 

Este sería la oportunidad perfecta de ponerme en contacto con mis sentimientos y tocar temas como identidad, conexión, rechazo. Esta vez, con muchas más herramientas tanto vocalmente como visual y melódicamente, gracias a entrenamientos profesionales de Estrategia y Música, posgrados en Mercadeo e incluso la misma experiencia anterior.  Al final, creo que con el ejemplo, y ver la banda en vivo se puede tener claro el mensaje, “se tu mismo”.  No se si al final sea positivo o tenga algún impacto ya que la propuesta está ahí, pero los espacios son limitados.  Como reconocimientos he tenido la satisfacción de encontrarme con gente como ustedes con ánimos de apoyar y compartir.

¿Que Problemáticas te desafían y soluciones propones?

En general he visto distintas escenas, y los problemas son similares, no existe estamos acostumbrados a escuchar, asistir o arriesgarnos a escuchar algo nuevo; no hay lugares adecuados para realizar este tipo de eventos, no existe el equipo o el conocimiento adecuado para llevarlo a cabo; Se resume a poco recurso y sacarle provecho a lo que se pueda.  Al final el que tiene los contactos está y el que no, no. Hay poco profesionalismo por todas partes.   No se puede solucionar todo de un solo, y hay muchos factores que hacen que así sea, por mi parte que es lo que puedo controlar (o por lo menos eso creo) es ser profesional como cantante, cumplir con lo que ofrezco, dar más si puedo en el escenario que al final esa es la invitación, a darles un pedazo de mi ser al público a través del arte.  Pagar los servicios necesarios, investigar y estar consciente de lo que requiere hacer que una banda crezca o por lo menos lo intente.  Organizar conciertos y no quedarse esperando que alguien siempre los esté invitando. Arriesgarse y conseguir aliados que estén dispuestos a compartir esta visión.