Saltar al contenido

El guitarrista de los niños

junio 17, 2018

Hoy en mi segmento FOTO-ARTE, capturo no solo la imagen de un artista  poseedor de un gran talento, sino a un ser un humano capaz de transformar a su ser melódico, en un instrumento de transformación social, a través de su presencia, aprendizaje y  desarrollo profesional que más allá de hacerlo crecer profesionalmente, lo hace un líder artístico por pasar dichos conocimientos a diferentes tipos de públicos de gran importancia como lo son niños, padres de familia, alumnos, artistas que le aprenden y público en general. No solo es un es un promotor del arte en Guatemala, sino un ejemplo a seguir por su gran labor al  trabaja con niños  a temprana edad para que las artes sean inculcadas en ellos y así revolucionar desde la infancia a conocimientos artísticos y mejoras en sus emociones y comportamiento en su crecimiento infantil.

Realiza sus estudios musicales en el Conservatorio Nacional de Música “Germán Alcantara”, bajo la tutela de los Maestros Hugo Ordoñez Ovando y Pedro Lázaro Suarez (Cuba), en la especialidad de Guitarra. Así también se gradúa de la Universidad del Valle de Guatemala en la carrera de educación musical.

Ha participado en diferentes festivales internacionales en Perú, México, Honduras, El Salvador, Nicaragua y Costa Rica, donde ha recibido clases magistrales con Antonello Lixi, (Italia) Odair Assad, del dúo Assad (Brasil), Victor Pelegrini (Argentina), Jorge Luis Zamora (Cuba), Marcus Gerakos, Mary Lou Roberts, Michael Quantz y Edward Grigassy (EEUU), entre otros.En 2012 obtiene el primer lugar en el Certamen para estudiantes de Guitarra “Guatemala de la Asunción”, organizado por el Ministerio de Cultura.

En 2013 obtiene el primer lugar en el Certamen Nacional de Guitarra “Fontabella”.

Ha sido acompañado por la orquesta Millenium de la Universidad Rafael Landívar, la Orquesta Juvenil de Conservatorio Nacional, el Quinteto Strauss y recientemente participó en la producción de la Opera Jesucristo Súper Estrella de Andrew Lloyd Webbern, al lado algunos de los músicos más destacados de Guatemala.

Ha sido invitado como solista a diferentes encuentros internacionales entre los que destacan, Festival Internacional “La Guitarra desde Los Andes”, en Ecuador, Festival Internacional “A Cuerda Viva” en El Salvador, Congreso Internacional para profesores de guitarra de Nicaragua, Festival Internacional Guitarríssimo en Guatemala, entre otros. Actualmente integra el dúo “Joaquín Orellana” junto al joven guitarrista Dany Iquité, al mismo tiempo que trabaja en la producción de su primer disco, donde presenta sus propios arreglos sobre música guatemalteca. Director general del Festival Internacional de Guitarra de Guatemala y miembro fundador de la Asociación Guitarríssimo desde 2016, organización dedicada al impulso artístico, social y formativo de este instrumento en Guatemala, con énfasis a la niñez y adolescencia.

También ha realizado aportes importantes al desarrollo de diferentes proyectos sociales que trabajan con niñez menos favorecida, a través de capacitaciones, talleres y conciertos en Guatemala y el interior, como lo son: la Fundación Margarita Tejada, Visión Mundial, Camino Seguro, Asociación Guitarríssimo; en Nicaragua con Música para vivir y recientemente en Ecuador, con el Programa de guitarra infantil de la Casa de la Cultura “Benjamín Corrión” y el centro penitenciario de Riobamba, donde tiene la oportunidad de hacer un concierto para los y las reclusas en noviembre de 2018.

El es: ADOLFO MENDEZ

Conozcámosle:

Creció en el seno de una familia de bajo poder adquisitivo, hijo de obreros comunes y corrientes, como la mayoría de las familias guatemaltecas, en este país los sueldos mínimos desde siempre han tenido un matiz de indignidad descarada. De cualquier manera, su madre siempre se preocupó por los estudios de su hermana y de el, ambos hicieron la primaria en la escuelita No. 100 República Federal de Alemania, luego anduvieron por varios colegios según el presupuesto, hasta graduarse del Liceo Canadiense. A los 14 o 15 años, cuando estaba en secundaria, su mamá lo inscribió en el conservatorio nacional de música, inspirada más ella que el en la alegría que genera la guitarra, supo aprovechar la energía propia de la adolescencia para enfocarla en algo positivo. Por aquella época su papá se fue de la casa y fue una etapa muy difícil en todos los sentidos, no obstante, eso fue un impulso para hacer mejor las cosas.

Al terminar el bachillerato, después de ya varios años de estar estudiando guitarra clásica en el conservatorio, tomo la decisión de iniciar la carrera de educación musical en la Universidad, así que apliqué para una ayuda financiera en la Universidad del Valle, que para aquel entonces era la única que ofrecía este título, gracias al apoyo del departamento de música, logro ingresar y seguir avanzando, por algún tiempo trabajo como cajero nocturno en un supermercado para poder aportar en casa y seguir estudiando. Fue una etapa muy desgastante, comenta, pero definitivamente valió la pena. Hace algunos años se gradúo de ambas carreras, de ahí para acá, aunque la tarea no ha sido menos fácil, encontró satisfacción en ver los logros de este caminito, ha tenido la oportunidad de viajar a varios países en el centro, norte y sur América, gracias a programas artísticos, pedagógicos y sociales

¿En qué momento ves la necesidad de participar en el arte en pro de la sociedad guatemalteca?

El arte en pro de la sociedad guatemalteca es un tema particularmente importante en un país como el nuestro.

En los últimos años hemos sido testigos de aberrantes decisiones ministeriales en relación a una filosofía educativa que responda a la necesidad de un desarrollo integral, de una sociedad más humana, menos clasista, donde se valore la vida y la dignidad de los más necesitados.

He sido testigo consciente de la escases de oportunidades para las clases medias-bajas en nuestro país, de las cuales yo también vengo, creo que eso me inspira a compartir los “lujos” que he tenido la dicha de aprender, “lujos” como la música, que sin lugar a dudas me ha llevado a lugares, experiencias y personas maravillosas. Pienso que a todos los que nos movemos en el medio artístico, nos llega la oportunidad de ponernos al servicio de los demás desde nuestros espacios y proyectos, yo no voy a rechazar esa oportunidad, porque el país llora sangre cada día, a nuestra sociedad le urge arte, que finalmente también es educación.

¿En qué aspecto para ti, el arte ayuda a una sociedad como la nuestra?

En todos los aspectos, el arte es creatividad, libertad, expresión de los sentimientos más humanos, también genera oportunidades de crecimiento social, profesional y lo más importante, practicar arte te hace más feliz y sensible a las cosas buenas y bellas como el amor y la paz, tan necesario en un sistema tan corrompido e inhumano como el nuestro.

Lucho por la NO invisibilización del arte como uno de los pocos medios que tiene incidencia en el desarrollo de una mejor sociedad.

¿Qué dificultades has logrado enfrentar mejor gracias al arte en tu vida?

El tabú del talento innato ha sido desde siempre uno de los grandes paradigmas en el medio artístico, creando barreras sociales y desiguales para personas que no han tenido la oportunidad de desarrollarse al máximo. Sin embargo, también veo que cuanto más te concentras en tu arte, cuanto más inviertes tu tiempo y dedicación a la construcción de tu producto artístico, más te das cuenta de que el arte en realidad lo llevamos todos y todas, que somos artistas por naturaleza, pero ese talento hay que desarrollarlo, invirtiendo horas y horas en tu pasión por crear algo sublime. Se pueden romper todas las barreras, sociales, económicas y emocionales, si y solo si te esfuerzas al máximo.

En octubre de este año tendré la oportunidad de hacer un concierto para guitarra solista con el acompañamiento de la orquesta sinfónica nacional de Guatemala, debo reconocer que de pequeño jamás imaginé un logro tan importante en mi vida, sobre todo por el contexto social del que vengo, ahora me doy cuenta de que se pueden lograr cosas maravillosas, con tan solo mantener la mirada firme en nuestros objetivos.