Saltar al contenido

EL ARTE QUE ABRIGA VIDAS

noviembre 27, 2019

Por: Liliana Hernández

Dokuma Guatemala

Empecemos tejiendo una hermosa amistad a través de este espacio y compartiendo con usted mi querido lector de este bello arte y juntos creemos algo grande que haga la diferencia para este mundo y que nuestro corazón este en cada hogar a través de una prenda tejida que no solo abriga también da un toque de elegancia para cualquier ocasión y para cualquier persona; Una prenda tejida puede usarse en cualquier estación del año y cualquier momento en la vida y puede transmitir el cariño a través de la prenda, eso lo hace diferente en todo sentido a otras artes.

Tejer significa crear cualquier cosa que nuestra imaginación pueda desear entrelazando hilos, lanas o estambres de diferentes texturas y colores que hace único a cada proyecto, que la aguja o ganchillo guié cada puntada y que cada vuelta tejida sea una escala más hacia el éxito.

El tejido es similar a un prospecto de vida donde se debe analizar cada paso para el triunfo en cada etapa de la vida donde debes enfrentarte a las adversidades buenas o malas, en la cual cada tejedor tiene su propio espacio, su propio tiempo y dedicación a este don inigualable que hace que cada prenda sea copiada más no igualada. En las manos se tiene el poder de entrelazar y destejer si es necesario por satisfacción propia y con la intención de entregar calidad y perfección.

No se sabe a ciencia cierta quién o como comenzó el tejido o quien uso la primera prenda, tampoco hay información de que técnica fue la que usaron nuestros antepasados para crear sus atuendos tejidos, lo que sí, es que hoy en día el tejido es un idioma universal que cada persona con este don descifra en cualquier rinconcito del mundo con el único fin de abrigar una vida con una hermosa prenda.

El tejido no es propio solo de mujeres aunque en su mayoría lo hacen hoy en día lo realizan hombres, jóvenes, niños y adultos mayores ya sea solos o en grupos que se han creado en diferentes lugares del mundo y ahora que la tecnología está muy avanzada se puede intercambiar ideas y técnicas a través de las redes sociales, conocer a otras personas con el mismo amor al tejido, todos pueden aprender a tejer ya sea una técnica especifica o todas las técnicas ya que las herramientas para hacerlo están al alcance de las manos y no específicamente en una revista como se hacía en años anteriores, algunas personas se les facilitará y otras necesitarán un poco más de esmero pero se puede aprender si se quiere.

El tejido se debe heredar de generación en generación para que no se pierda.

Tanto por los beneficios del tejido como lo que conlleva entregar una prenda tejida, si mencionamos los beneficios podríamos decir que los más importantes son tanto físico como mental porque nuestra frecuencia cardiaca y nuestra presión disminuye, así mismo mejora nuestra tensión muscular y nuestro cerebro se ejercita por las constantes repeticiones de las puntadas y la concentración para realizar la misma y te lleva a un estado de relajación y por ende el estrés desaparece y mejorará la calidad de vida automáticamente, también nos da la pauta de superación ya que cada vez el tejido nos invita a aprender e indagar nuevas y mejores técnicas.

En Guatemala es muy conocido las técnicas varias del tejido pero es muy poco conocido el proceso que conllevan la elaboración inicial del material a utilizar así que Aj To’oonel Ixoq (apoyo a la mujer) en San Juan La Laguna se ha dado la tarea de dar a conocer la elaboración desde el hilado de algodón, teñido natural hasta el acabado final de la prenda tejida en telar de cintura a través de una pequeña presentación en sus instalaciones, el grupo de mujeres explica el proceso a todos los visitantes del lugar ya sean turistas o visitantes chapines, en Aj To’oonel Ixoq trabajan no solo para dar a conocer el proceso del hilado, también ayudan a mujeres agricultoras de sus alrededores brindándoles un lugar donde puedan exhibir sus productos tejidos en casa y venderlos, de esa manera ellas pueden sufragar gastos de educación y alimentación para sus hijos que tanto se necesita en un lugar rural donde la escases está presente y que se debe buscar los medios para sobresalir.

El tema del tejido y sus técnicas es extenso y variado pero en todos el amor, el tiempo y la dedicación con que se teje cada prenda es única ya que cada paso necesita de toda nuestra atención para que el resultado sea satisfactoria tanto para el/la tejedor@ como para el cliente, ya que en ello se refleja nuestro estado emocional conectados con nuestras manos donde se desliza el hilo y la aguja va haciendo lo suyo en cada movimiento el cual compartimos con quien use la prenda tejida.

El arte del del tejido es muy antiguo y se está perdiendo porque cada vez la tecnología está presente y lo hecho a mano se está quedando atrás por la sustitución de máquinas que ya hacen tirajes grandes de tejido eso hace que su valor no sea el que merece pero lo que no sustituirá será la calidad de lo hecho a mano ya que cada prenda desde el hilado hasta el acabado  se hace 100% manual y eso lleva mucho tiempo y dedicación. En Guatemala tenemos la fortuna de tener lugares donde podemos encontrar la materia prima para tejer ya sea producto nacional o de otros países lo que hace que la prenda quede de mejor calidad y presentación. Al igual que cada tejedor se apoya con videos tutorial, páginas que algunas tejedoras con amplio conocimiento del tema han creado en diferentes redes sociales en diferentes idiomas.

Valoremos y respetemos cada prenda tejida porque detrás de ella hay una historia que contar desde el inicio hasta el final y que te acompañara.

Si está en tus metas aprender a tejer abócate a cualquier persona que sepa este bello arte y no te pierdas de los beneficios que te da y de un tiempo bien aprovechado que hoy en día casi no lo tenemos, entrar en el círculo de tejedores y conocer personas y otros conocimientos ya que cada tejedor tiene una que otras habilidades escondidas que el mismo tejido nos obliga a aprender como parte del amor al tejido, no te arrepentirás de esa decisión y luego no podrás dejar de tejer lazos de amistad, y ser parte de la comunidad de tejedores en su lucha porque este arte no muera y sea valorado y veras que la satisfacción no la encontraras en otro arte.

Haz que tu cerebro se ejercite de una manera saludable y que cada latido de tu corazón sea provechoso tanto para ti como para la persona que usará la prenda, o lucir algo hecho por tus manos y decir orgullosamente

“Lo tejí yo”

Cuando te llegue la pregunta ¿dónde compraste esa prenda? Y que cada vez seamos más tejedores y tejedoras en nuestro país como en el mundo.

“Tejer no es un hobby para mí, es crear y abrigar vidas a través de mis tejidos”

Por: Liliana Hernández